imagenes_procesionaria-1_7fe0b8a4

Empieza el buen tiempo, ya hace más calor, alargamos los paseos con nuestros perros y nos encontramos un GRAN PELIGRO la Oruga Procesionaria del Pino!

Muchosde vosotros nos preguntáis como se puede evitar que nuestros perros las huelan o las chupen…

Durante los meses de Marzo y Abril es la época más frecuente donde nos podemos encontrar en zonas de pinos por el suelo largas hileras en movimiento de Orugas.

Se pueden reconocer muy fácilmente son de color negro y por el lado de color gris y por encima tienen pelos rojizos, los pelos les protegen de los depredadores, solo tocarlos o olfatearlos pueden surgir reacciones alérgicas. Y normalmente van muchas seguidas.

La mejor forma de evitar que nuestros perros no esten en peligro es no ir a zonas en esta epoca que nos podamos encontrar con este problema y si no tenemos más remedio que pasear por zonas donde hay pinos estar muy atentos a vuestros perros, una buena educación sería buena en este momento, para tener al perro cerca de nosotros donde lo podamos controlar.

Si nos encontramos con el caso que nuestro perro huele o lame las Orugas o no puede abrir la boca y se frota con sus patas la cara, vomite y aparezcan trozos de orugas no os lo penseis ni un momento cada minuto cuenta, correr a vuestro veterinario o a las urgencias mas cercanas para empezar con el tratamiento a base de corticoides y antihistamínicos, generalmente administrados por vía intravenosa, para disminuir la gravedad de sus lesiones.

La reacción tras el contacto con la procesionaria del pino es inmediata: se produce hipersalivación, se inflama la lengua y aparece una coloración roja o amoratada, aparecen ampollas con líquido y úlceras que pueden producir pérdidas de alguna parte de la lengua. Cuando el perro entra en contacto con dichos pelos puede presentar diversos cuadros, desde un cuadro alérgico como puede ser una urticaria, a sufrir eritemas y angioedemas (hinchazón de la cara), necrosis en la lengua e incluso la muerte de nuestro perro si ésta fuese ingerida.

Es más frecuente en perros jóvenes ya que la curiosidad y las ganas de jugar son mayores, suelen tener más riesgos, tener más cuidado.

procesionaria2